GOSBY

 

Gosby

Recién terminada la universidad, Caterina abandona su Santander natal junto a su perro Gosby para asistir a la escuela de salvamento abierta en la isla de Menorca. Sabe que si trabajaban duro, en menos de tres meses volverán a casa como el primer equipo de salvamento acuático con perro de Cantabria, sin embargo, el destino tendrá otra cosa en mente.

En el hotel donde se hospeda conoce a Marc, un camarero que no tiene más objetivo en la vida que sobrevivir con trabajos precarios, hacer pesca submarina y colocarse de vez en cuando. La vida no ha sido fácil para él y encima tiene a cargo a su hermana Mariona; una veinteañera inmersa en un mundo del que su hermano intenta alejarla sin éxito.

Cuando Marc y Cat se conocen, saltan chispas. El problema es que él tiene una pinta extraña y ella es una pija y además clienta del hotel; un terreno prohibido para Marc.

Un suceso trágico, y el buen hacer de Gosby, hace que ambos acerquen posturas y acaben dándose una oportunidad. Sin embargo, las diferencias entre ellos no tardan en aflorar: Cat considera que Marc no hace lo suficiente para ayudar a su hermana y él ve a Cat como una niña bien que no sabe nada de la vida.

Una historia de amor  en la que un perro tendrá que trabajar duro para que todo acabe con un final feliz, ¿lo conseguirá?